Consumo de sustancias psicoactivas en adolescentes

Inicio / Artículos / Consumo de sustancias psicoactivas en adolescentes
Consumo de sustancias psicoactivas en adolescentes

El consumo de sustancias psicoactivas viene de tiempos inmemoriales en todas las culturas y épocas, han sido utilizados como fármacos, para desinhibir comportamientos, en algunos cultos religiosos, con fines medicinales no comprobados y otros; el problema es que hoy por hoy se ha convertido en un problema social y sanitario que afecta a nuestra juventud.

Según el estudio de Téllez Mosquera (2006), manifestó como el abuso de las sustancias psicoactivas (spa) es reconocido en el mundo como un problema que afecta muchas áreas en la vida del ser: como lo académico, la convivencia familiar del sujeto consumidor. 


En Colombia hay gran ambigüedad sobre el tema en lo referente a conocer la magnitud del asunto y una de las deficiencias manifiesta Rumbos es la poca confiabilidad y validez de los estudios epidemiológicos nacionales aplicados a través de encuestas en hogares.Se asocia frecuentemente el consumo de drogas con la heroína, pero la realidad es que en la adolescencia el consumo que predomina son las drogas legales como el alcohol y nicotina. Seguido del hachís, marihuana, los derivados de la coca (basuco, pasta y sales de cocaína). Estos datos son coherentes con el consumo mundial notificado por la ONU.


Se da el mayor uso en los jóvenes por ser de más fácil adquisición y mucho más económicas, además de fácil elaboración, mayor estimulación y menor dependencia; sin embargo una cantidad de jóvenes ya están atrapados en la drogadicción, asunto que afecta a todos.

El problema de las drogas en jóvenes es doloroso, como costoso para sus familiares; lo ideal es prevenir, por ello se requiere que los adultos sus padres tengan un seguimiento directo con sus hijos para no encontrarse más tarde en el problema de estar atrapados en este tipo de situaciones. La adicción se da de forma gradual desde la primera prueba, va pasando por distintas etapas o estadios y el primero es la experimentación, la cual está muy relacionada con su proceso inicial de socialización con amigos y compañeros, se inicia con cantidades ínfimas donde consiguen buenas dosis de euforia, se sienten muy bien y vuelve a sus relaciones habituales sin mayores dificultades. Pero como adicción al fin, queda la sensación agradable de seguir repitiendo dosis que cambian el estado de ánimo, desarrollan mayor tolerancia al consumo, con lo cual lo combina con otras drogas como el alcohol, dado que cada vez se busca mayor euforia, para alcanzar un mayor efecto deseado, con lo cual se aumenta el grado de intoxicación, sin ser muy consientes, se vuelve de uso diario, cada vez requiere aumentar un poco más la dosificación, con lo cual van quedando atrapados y su vida se hace inmanejable.

Los efectos son bien diversos de acuerdo a la sustancia y aunque no hay señales específicas que indiquen que el joven consume drogas, si hay signos indirectos que pueden ayudar a los padres.

  • Pérdida de apetito
  • Adelgazamiento exagerado
  • Ojos enrojecidos
  • Irritación nasal
  • Poca higiene personal
  • Despreocupación por su apariencia
  • Somnolencia
  • Bajo rendimiento escolar, faltas al colegio
  • Nuevas amistades
  • Cambios en su manera de vestir y hablar
  • Intolerancia con su familia
  • Rebeldía, agresividad, irritabilidad, violencia
  • No responde a las reglas del colegio y hogar
  • Tendencia al aislamiento
  • Necesidad insaciable de dinero
  • Robos en el hogar para comprar la sustancia
  • Quemaduras o manchas de sangre en sus camisas
  • Resto de hierba en sus bolsillos
Tomado de la Tabla 7.3 del Manual de Psicología Clínica Infantil y del adolescente, p. 218

http://www.alboranpsicologia.com/articulos/Cocaina.htm

http://www.psicocentro.com/cgi-bin/articulo_s.asp?texto=art3b001

Tratamiento cognitivo conductual para la adicción

Es supremamente difícil la intervención terapéutica para la eliminación radical de la adicción. Este es un proceso largo, dispendioso que genera sufrimientos físicos, sociales y psicológicos, dado que debe romper los hábitos que dieron paso a la adicción, donde de cierta forma recibía un refuerzo que aunque dañino, era placentero, le proporcionaba dosis altas de euforia ficticia. Paralelo al tratamiento diseñará un nuevo proyecto de vida positivo, que inicia su ejecución cuando sea dado de alta. La forma entonces de recuperarse es rompiendo definitivamente con los contextos que favorecieron el maltrato a su vida, despedirse de amistades que poco contribuirán en su mejoría.

A través de los enfoques cognitivo-conductuales se han dado las bases de programas en prevención, empleados para el tratamiento de consumo de sustancias psicoactivas.

Como encontrarnos

CIEPSE S.A.S.
Calle 45a # 20-96 Consultorio 701
Centro Médico Palermo III
Celular: (57) 3102651677 - 3162266706
Teléfono: (571) 287 75 88

Correo Electrónico
contacto@ciepse.com

 
PIDA SU CITA:310 2651677316 2266706 (1) 2877588