Varios estilos de paternidad

Inicio / Artículos / Varios estilos de paternidad
Varios estilos de paternidad

Diana Baumrind se propuso descubrir las relaciones entre la competencia social de los niños y diversos estilos de crianza de los padres. Su investigación combinó entrevistas prolongadas, pruebas estandarizadas y estudios en el hogar de 103 niños preescolares en  95 familias.  

Identificó tres niveles de actuación en los niños y buscó relacionar la adaptación de éstos con el estilo de crianza de los padres. Luego estableció tres categorías de estilos de crianza y describió los patrones característicos de comportamiento de los niños criados en los tres estilos (Baumrind, 1971; Baumrind y Black, 1967). 

Sin embargo para este apartado consideraremos más de tres estilos. 

Padres autoritarios, dominantes, abusivos, injustos…

La autoridad debe entenderse como necesaria, siempre que sea el resultado del amor con que se imparta, con flexibilidad, paciencia, pero, los padres autoritarios estiman más el control, la obediencia ciega, modelan a sus hijos según un estándar de conducta y les castigan si se salen de estos patrones establecidos, se mantienen alejados de ellos, lo cual produce efectos negativos, prodigan poco afecto, sus hijos por lo general se sienten descontentos, retraídos y desconfiados, este tipo de crianza impide pensar y actuar por su propia cuenta. 

Recomendaciones

  • No obstante todos tenemos limitaciones, porqué entonces aplicar estos comportamientos autoritarios en nuestros hijos que en realidad dañan su personalidad y autoestima; conviene aplicar bultos de tolerancia, cariño y comprensión hacia nuestros hijos, evitando al máximo la hostilidad.
  • Se requiere una comunicación asertiva de dos vías.
  • Asistir a sesiones en Pautas de crianza.

Padres permisivos y sobreprotectores

Contrario al anterior tipo de padre, en este caso no hay autoridad, ¡no existe!, no hay exigencias, por lo cual no se dan hábitos donde los hijos sean autónomos y capaz de resolver situaciones donde el objetivo es la consecución de metas, todos los problemas por pequeños que sean, los padres les dan solución; en casa cada quien hace lo que quiere, no se dan esfuerzos ni presiones por cumplir, se da en general un rendimiento bajo cargado de mediocridad; estos padres valoran la expresión de los niños por sí mismos y la autorregulación, exigen poco y permiten que los niños controlen sus propias actividades hasta donde sea posible, estos padres consideran que sólo deben ser un apoyo para sus hijos y no modelos o fijadores  de normas, esto explica las razones el porqué de las pocas reglas familiares, consultan las decisiones con su hijos y casi nunca les castigan; estos padres no controlan, no exigen, como consecuencia de este tipo de crianza sus hijos tienden a ser inmaduros, tienen menos autocontrol y son menos exploradores. 

Los padres se muestran amorosos, pero ejercen poco control, son demasiado complacientes ante las exigencias y peticiones de los niños, no exigen y son relativamente cálidos, permiten que sus hijos controlen sus propias actividades.  Una de sus metas es la de proteger al adolescente de cualquier riesgo de cometer errores. Asumen la mayoría de responsabilidades que les corresponde a sus hijos. Su hijo aprende a ser manipulador, irresponsable, inseguro, tímido.

Una de sus metas es la de proteger al adolescente de cualquier riesgo de cometer errores. Asumen la mayoría de responsabilidades que les corresponde a sus hijos. Su hijo aprende a ser manipulador, irresponsable, inseguro, tímido. 

Recomendaciones

  • Incentivar la autonomía
  • Educar para la independencia
  • Favorecer que su niño tenga un pensamiento propio

Padres democráticos

Respetan la individualidad del hijo, pero al mismo tiempo le inculcan los valores sociales, dirigen sus actividades de forma racional, prestan atención a las consecuencias antes que al miedo, al castigo o a la pérdida del amor.  Puesto que confían en su capacidad para guiar a los niños, respetan los intereses, las opiniones y la individualidad  de la personalidad;  son amorosos  y exigentes, su comportamiento es coherente y respetan las decisiones independientes de los hijos pero también son firmes en el acatamiento de las normas y en la imposición de castigos moderados. 

Explican las razones que hay detrás de su posición, animan a los hijos para mantener la comunicación verbal y combinan el control con el estímulo. Es evidente que sus hijos se sienten seguros al saber que son amados y son conscientes de lo que se espera de ellos.  En el preescolar los hijos de padres democráticos tienden a ser seguros, calmados, dominantes, exploradores y contentos. Su meta es ayudar a  su hijo y busca que sea que sea independiente, le enseña en la toma de decisiones a explorar alternativas y considerar consecuencias.  Si su hijo comete errores, sabe que de esa manera aprende. La comunicación en este hogar es de dos vías, tiene en cuenta la opinión de sus hijos. Sus hijos tienen criterio propio, son responsables, emprendedores, seguros de sí mismos, con óptimas capacidades para interactuar con otros, con alto respeto por otros y hacen respetar sus derechos, son asertivos. 

Padres inconsistentes

Este tipo de padres puede intentar imponer reglas estrictas, pero son incapaces de llevar a cabo sus demandas o amenazas.  La paz se preserva y se mantiene pero a un costo muy alto. El adolescente aprende que si es persistente obtiene de sus padres lo que desea, no aprende a auto controlarse, no tiene en cuenta los sentimientos de otras personas.

Como encontrarnos

CIEPSE S.A.S.
Calle 45a # 20-96 Consultorio 701
Centro Médico Palermo III
Celular: (57) 3102651677 - 3162266706
Teléfono: (571) 287 75 88

Correo Electrónico
contacto@ciepse.com

 
PIDA SU CITA:310 2651677316 2266706 (1) 2877588