Terapia con mandalas

El término Mándala tiene sus raíces en el  sánscrito, desde la antigüedad  a este círculo se le ha dado una connotación desde lo sagrado como "círculo sagrado”  trae una tradición y significados  con lo espiritual  tiene sus bases en el hinduismo y el budismo y su utilización es el desarrollo espiritual, viéndole desde un todo encierra una estructura organizada y contenida por un círculo. Los mándalas  representan el universo, están en muchas de nuestras tradiciones, sin embargo no se perciben de esta forma y lo más cercano son nuestras iglesias con sus vitrales y todo el significado que estos encierran que al analizarles más detenidamente nos pueden hacer vibrar internamente. 
 
Dado el tipo de esquema donde hay  contenido un todo el cual representa al ser, siendo su centro la propia realidad del individuo que en ocasiones puede sentirse quebrantado, fragmentado  por muchas preocupaciones de la vida diaria,  que también se siente poco comprendido  porque en su presente no alcanza a entender su propósito, esta forma de manejar la existencia le hace sufrir y la terapia consiste en que a través de su dibujo y coloreado encuentre su centro y circunstancias  buscando pueda enfrentarla, es decir, un nuevo comienzo en armonía desde su mismo contexto, no requiere de huir sino de enfrentar con alegría cualquier estrategia que deba implementar ante cualquier situación problema;  con los primeros dibujos ya se aprecia y manifiesta un   "me siento mucho mejor”.
 
Carl Jung [1875 – 1961] psicólogo es quien introduce esta temática del mándala a la psicología, percibiendo al individuo de forma integral, quien requiere de sosiego y tranquilidad, lo cual da origen al objetivo terapéutico, dado que  la estructura del mándala  representa al  ser y su estado emocional, estos esquemas geométricos  dibujados y coloreados muestran la personalidad, capaz de profundizar y descubrir  lo que le afecta, el dibujarlos trae cambios graduales positivos y percibidos rápidamente y se reflejan en una mejor actitud. En ocasiones no es necesario dibujarlos simplemente contemplar las figuras ya trabajadas con lápices, acuarelas, escarchas, marcadores y ya de por si traen calma y armonía
 
En esta época donde hay mayor estrés y fuertes responsabilidades, la representación de estas imágenes sin duda son de gran beneficio para equilibrar las fuerzas desde dentro, la mejoría y beneficios se aprecian cuando  la persona es capaz de decodificar el lenguaje interno y replantearlo o encontrar una nueva organización que traiga cambios, paz, alegría, recuperación y equilibrio emocional.
 
La Terapia  consiste en un apoyo terapéutico que a través de la sencillez del coloreado de un mándala permita al paciente hacer introspección y conexión con su yo interno viéndose en su totalidad tal cual un espejo donde se refleja, es decir, que descubra los aspectos de su vida que le impiden sentirse bien, todo ello surge paralelo al coloreado de la imagen, los colores que utiliza, los materiales son la creatividad de su autor, está implícita la concentración; el coloreado además de un valor artístico lo lleva al encuentro con él mismo con efectos armonizadores y tranquilizadores. Lo especial que tiene el Mándala como método terapéutico es la simpleza y economía de un coloreado donde desde un primer momento se aprecian cambios y un efecto de apaciguamiento, calma, pacificación de quien lo dibuja empieza entender que sus preocupaciones son solucionables, estas por supuesto son una de las manifestaciones expresadas.
 
Este dibujo centrado con apariencia trivial favorece el plano cerebral y psicológico (Marie Pré, 2004) por lo cual no deben ser manipulados sin una finalidad; además de ser utilizado en todo lo antes mencionado ha pasado a ser parte de una herramienta y método pedagógico  para los educadores y su objetivo es lograr la concentración de los estudiantes con mucho éxito, se ha encontrado que baja los niveles de agresividad y el estrés; hay infinidad de testimonios en el plano terapéutico como en el plano académico de su utilización y beneficios.
 
Todos los mándalas guardan un significado de quienes los dibujan, mientras exteriormente pueden representar el universo, internamente mostraran un balance, representaciones humanas y expresiones sobre una realidad armónica en concordancia con el universo, sistema contenedor de todo lo sagrado; representa la totalidad de un modelo de organización, un centro energético y de equilibrio espiritual.
Por el momento no podremos hablar de estadísticas sobre la población que solicita este tipo de terapia, sin embargo cada vez es más conocido, el hecho de mencionarle la respuesta casi siempre es ya tuve la experiencia con mándalas

REFERENCIAS:
Gauding, M. (2009). Un millón de Mándalas.  Gran Bretaña
López, C. (2006) Descubre el mágico mundo de los Mándalas y conoce tu mundo interior. Talleres Gráficos Feriva. Cali-Colombia.
Mattei, V. ( 2010) Pintando los Mándalas. Editorial Kier. Buenos Aires, Argentina
Mattei, V. (2009) Pintando los Mándalas. Editorial Kier. Buenos Aires- Argentina.
 Pre, Marie (2004) MANDALAS Y PEDAGOGÍA. Acercamiento teórico y práctico, MTM Editores Barcelona (España).
Ress, S. (2007) Mándalas para cultivar la paz interior. Editorial Troquel. Buenos Aires, Argentina.