Problemas y conflictos de Pareja

problemas y conflictos de parejaÉrase una vez una pareja de enamorados como en los cuentos románticos, que decidieron unir sus vidas por toda la eternidad, y en lo más profundo de su ser, ambos tienen las mejores intenciones, en sus pensamientos sólo hay lindos deseos del uno para el otro, hay grandes proyectos y todo parece alcanzable; se complacen entre sí, van de la mano y miran el mundo con mucho optimismo, y poco a poco se van introduciendo en la convivencia, se participan los temas que les conciernen y se comunican frecuentemente desde sus distintas ocupaciones. Con el paso del tiempo, no se puede predecir cuánto, surgen los primeros inconvenientes y van dando a conocer su carácter, que ya no es tan dulce, hay subida de tono en las conversaciones, uno protesta, el otro también y surge la disonancia, la incompatibilidad, las ideas muy buenas de uno de los cónyuges no son aceptadas por el otro, motivo por el que no se reduce la tensión; por supuesto, desde su punto de vista, cada quien piensa que es quien tiene toda la razón, igualmente hace el otro cónyuge y se presenta el conflicto en acción.

Las disconformidades se vuelven más cotidianas, se rompe la buena comunicación, si la había, y cada día es impredecible; con bajas tasas de momentos agradables y altas tasas de momentos desagradables, la relación se vuelve insoportable, cualquier situación por insignificante que sea, cualquier palabra, comentario, es suficiente para volver el sitio de habitación en una tempestad de insultos donde ninguno de los dos escucha, la cuestión es que se olvida que no están solos y en esas altas tasas de situaciones desagradables, provocadas en su mayoría por alguno de los cónyuges, sufren los hijos (as) que observan cada día la situación y algunas veces incluso ellos manifiestan que prefieren a sus padres separados que soportar día tras día dicha situación. En ese momento de ofensas y/o silencios, donde nadie en casa se atreve a hablar, el niño (a) sufre en silencio y derrama sus lagrimas por esta situación que oprime su corazón, se deprime y llora en silencio. La pareja olvida que hay otros miembros de la familia que son observadores pasivos y son quienes llevan la peor parte en ocasiones.

La insatisfacción e infelicidad conyugal en cada pareja contiene muchas variables, una muy notoria es la incapacidad de comunicarnos adecuadamente, porque no expresamos nuestro sentimientos positivos hacia el otro (a), y por el contrario, las falencias del otro (a) si las comunicamos inmediatamente. El éxito en una relación de dos personas (sólo dos, no tres o cuatro) está en la comunicación, así que no dejemos involucrar a terceros a menos que sean profesionales en el tema, donde su objetivo es mediar y lograr llegar a acuerdos.

¿Por qué se dan los problemas en la pareja?

Son muy diversos, entre ellos la falta de comunicación asertiva, el factor económico, la infidelidad, por mencionar algunas variables, más, las bajas tasas de armonía, de comportamientos y momentos agradables donde ambos estén a gusto y por el contrario, sí elevadas tasas de contrariedades, disgusto y que proviene con más frecuencia de uno de los cónyuges, quien permanece susceptible a cualquier motivo para armar un nuevo revuelo, lo que no beneficia el querer permanecer juntos y mucho menos solucionar los conflictos con eficacia.

¿Nos colocamos en la posición del otro?

¡NO!, ese es uno de los mayores problemas, no se escucha al otro, no se coloca en la posición del otro, no se llega a ningún acuerdo, no hay mediación, no se perdonan el uno al otro, por lo cual el camino siguiente es la separación, que resulta todavía más traumático y un camino doloroso, donde uno de los cónyuges pretende salir ganancioso en todo este proceso.

La separación no es una guerra de odios donde se busca dañar al otro (a), donde se manipulan situaciones para salir favorecido (a) y sentir que herí al otro, un divorcio, una separación, un distanciamiento de la pareja o como se le quiera llamar, no es la celebración del éxito por la culminación de un proyecto; la separación es una frustración por la empresa que no se pudo concretar satisfactoriamente, donde ambos tienen un porcentaje de responsabilidad en el hecho, no hay ganadores, entonces por lo menos llevemos en buenos términos este proceso, donde los hijos sientan alguna tranquilidad y no se vean afectados, dado que el futuro es muy incierto para los niños.

Luego surge un nuevo conflicto con relación a la tenencia de los niños; porque un padre hala al niño para su lado y la madre igualmente para su lado; el hijo se vuelve como un muñeco o un objeto de pertenencia de ambos, se pretende manejar como la repartición de una cobija o un mueble más, se aprecia un egoísmo extremo de manipulación donde no cuenta el hijo o hijos, no cuenta su dolor, no se tiene en cuenta su duelo.

Algo importante que descuidan los padres cuando están en sus conflictos es la presencia de sus hijos (as), quienes de forma pasiva actúan como psicólogos, analizando la situación; el problema es que los niños sacan sus propias conclusiones y no comparten su teoría con el adulto, lo que les hace más daño emocionalmente. Mientras tanto, la profesora los nota distantes, preocupados, sin deseos de interactuar con sus iguales, y su atención se hace más dispersa, con resultados deficientes en su rendimiento académico

Los niños en realidad son los más afectados en la separación de sus padres, les produce una gran ansiedad y en ocasiones se culpan de la separación, lo que afecta directamente al niño (a), y más aún si agregamos el componente legal, con abogados y comisarías. En este tipo de conflictos, los hijos, que son su mayor amor, en estos momentos dejan de ser el centro de sus vidas y son quienes llevan la peor parte en la separación y/o pelea de adultos, por que aunque no se les tiene en cuenta si están en medio de una batalla campal, se vuelven un objeto para manipular donde no hay acuerdo para lo cual deben mediar profesionales ajustados en la Ley sobre el tema.

El tema de los problemas de pareja es muy extenso, como ya se mencionó hay demasiadas variables que pueden incidir en la ruptura; sin embargo, lo que se trata de resaltar acá es la importancia de tener en cuenta a los hijos en medio del conflicto, dado que los adultos tienen la posibilidad de rehacer nuevamente sus vidas, pero, ¿qué ocurrió con ese hijo (a) que se trajo al mundo? ¿Cuál es nuestra responsabilidad para no hacerles sufrir? Ellos no tienen la posibilidad de escoger otros padres, simplemente experimentan su perdida y pasan por un proceso de duelo, depresión y todo lo que este conflicto encierra... ¿cómo podremos entonces exigirles sobre su rendimiento escolar?, si el niño o niña solo tiene en mente el problema familiar que se vive en casa, que los adultos agravan al no manejar adecuadamente su separación.

Separación Inteligente

Los padres e hijos conformar el núcleo familiar y se espera que favorezca en gran medida al desarrollo de sus integrantes; sin embargo, se ha comprobado que cuando hay demasiados conflictos insalvables, no se da una sana convivencia y la estabilidad emocional de los hijos se ve afectada en su autoestima, en sus aprendizajes y su rendimiento académico, por mencionar algunos ejemplos.

Si se han agotado todos los recursos y es inminente la separación, es necesario sopesar la situación, puesto que no hay necesidad de mantener relaciones conflictivo-destructivas, donde todo es caos, sufrimiento, contrariedad, deja de ser el objetivo por el que dos personas se unen buscando una felicidad del uno para el otro, pero dado que la funcionalidad como pareja termina, por lo menos hay que de forma inteligente, hacer el cierre de esta experiencia y se espera que se haga de forma tranquila, buscando la mejor manera de no dañar a ninguno de sus integrantes, sin ser traumático para ninguno de los miembros de la familia. Si la separación se maneja como adultos responsables, sin odios, sin dañar al otro, con un amor inmenso hacia cada uno de sus miembros y consigo mismo, no debería resultar traumático, los hijos más adelante entenderán que debió ser la mejor decisión de sus padres.

La Separación Inteligente se refiere en cuanto: si no tuvimos el coraje de salvar esta relación, tengamos la valentía de manejarlo adecuadamente, sin traumatismos, pues si se llegó a este punto, nos muestra la falta de estrategias de convivencia, de solución de problemas y esfuerzo para salvar lo que un día con tanto amor iniciaron.