El niño de hoy

El niño de hoyEsta es una invitación para complementar entre todos (DOCENTES, PADRES Y ADULTOS EN GENERAL) este informe sobre sus experiencias que justifiquen si conocemos o creemos conocer al niño de hoy. Por el momento partimos del supuesto que poco le conocemos, en caso contrario estaríamos mucho más atentos a muchas problemáticas que le aquejan y donde él se siente alejado y con cierta distancia del adulto, otro factor, si le conociéramos lo suficiente podríamos prevenir el suicidio que hoy se da en nuestros adolescentes, además de lo que escuchamos en los medios de comunicación sobre el maltrato a menores, lo que es un porcentaje alarmante. 

Si le conociéramos, ¿no sería que implementaríamos estrategias pedagógicas motivantes que por si mismas, estimularan en el niño de hoy a la búsqueda del conocimiento?, entonces hablamos de problemas de aprendizaje de forma aislada sin ubicarnos en distintas áreas por donde transita el niño como su desarrollo emocional, afectivo, sus etapas y logros en ellas, la relación con sus iguales, su entorno familiar, nutrición, ubicación y otras que seguramente se escapan. 

Las notas de la Agenda diaria del colegio pueden servir de apoyo en el conocimiento del niño en algunos aspectos, puede ser que el padre no acepte los comentarios del docente sobre su hijo, pero una cuestión si es clara y "sin hacer generalizaciones” el comportamiento de este puede diferenciarse grandemente -en la casa- al del aula de clase. Si le cohíbo en casa y le hago muchas prohibiciones muy seguramente llegará a su colegio con el ánimo de ser libre y optar por los comportamientos que le reprimen en casa. Si queremos conocer a nuestros niños podríamos en un momento dado hacernos como ellos y colocarnos a su nivel, sin que éste pierda el horizonte de quien es el adulto; el niño desea que su padre sea su amigo pero siente una barrera que le aísla del adulto, otro asunto son los gustos del niño de hoy con toda la tecnología que los medios le ofrecen y en ocasiones no comparte con sus padres, como la música, juegos, su forma de querer vestir, dado que en ocasiones el padre se ubica en tiempo atrás cuando también fue niño. 

Es comprensible entender como el niño de hoy ya no es un ser en miniatura como se le consideraba en tiempo atrás, él está provisto de potencialidades que nos sorprenden, por tal motivo se le debe tener en cuenta, recordando que sus primeros años son claves para el desarrollo del pensamiento científico, lo cual lo han demostrado investigaciones como Schulz & Sommerville en el año 2006. A pesar de sus cortos años está atento a las actividades que surgen a su alrededor. Otro aspecto es: si dedicamos tiempo para observar a nuestros niños, escucharlos, podemos decir que desde sus cortos años poseen ya un conocimiento que nos sorprende y deberíamos trabajar sobre ello buscando posibilitar su crecimiento.